La tecnología móvil, clave para mejorar las competencias digitales de los alumnos

La irrupción de la tecnología digital en la sociedad ha supuesto una auténtica revolución. En los últimos años, ésta se ha apropiado de todas las parcelas de nuestra vida para invadir con dispositivos y aplicaciones cualquier aspecto del día a día. Estos cambios tan disruptivos han irrumpido como un huracán para quedarse.

En este contexto, hay muchas corrientes que consideran que debemos incorporar esta tecnología a la enseñanza desde edades tempranas. El uso de los móviles en las aulas es un tema que genera mucha controversia, pues a pesar de que puede generar distracción en los alumnos, si se educa en su uso se puede obtener un gran rendimiento a nivel académico.

Los expertos aseguran que adquirir competencias digitales es una de las claves en el siglo XXI. Los nuevos tiempos generan nuevas necesidades educativas y debemos estar a la altura. Los dispositivos móviles han invadido todo el espacio y han llegado a convertir en prescindibles algunos dispositivos que hasta ahora eran necesarios para desarrollar ciertas funciones. Lo que antes conseguías a través de la calculadora, la agenda, el GPS, el teléfono, la cámara o el ordenador, ahora está integrado en un solo aparato. La irrupción de las redes sociales sólo ha acabado de reafirmar  que vivimos en un mundo conectado.

La importancia de apostar por el mobile-learning

Ante este escenario, nuestra sociedad, conocida como sociedad del conocimiento, no puede vivir ajena a toda esta transformación. Por ello es necesario que desde los centros educativos se forme a las nuevas generaciones en competencias digitales. Aunque el móvil puede ser una arma de doble filo, sobretodo en los más jóvenes, se apuesta cada vez más porque los niños conozcan las herramientas digitales y aprendan a hacer un uso ético, reflexivo, crítico y saludable.

Los móviles deben ser utilizados con fines didácticos y educativos, con la supervisión y dinamización del docente, para sacarle el máximo rendimiento y entender las posibilidades que ofrece para que los alumnos aprendan de forma significativa. Educar en un mundo conectado acarrea asumir nuevos riesgos y nuevas responsabilidades. Y es aquí donde aparece la gran disrupción: el mobile-learning (m-learning) es una gran oportunidad de cambio en un mundo más móvil que nunca y que requiere nuevas formas de aprendizaje, poniendo en valor la ubicuidad.

Las instituciones no son ajenas a ello y en esta línea el Departament d’Educació de la Generalitat de Catalunya ha presentado en el marco del Mobile World Congress el proyecto mòbils.edu. Este proyecto apuesta por integrar las tecnologías móviles como una estrategia  para conseguir el éxito educativo. Además, es una iniciativa pedagógica innovadora a la que se sumarán 100 colegios durante el curso 2019-2020.

Sin embargo, ésta no es la única institución que apuesta por  el desarrollo y aplicación de las tecnologías digitales en el mundo educativo. De hecho, en los últimos años se han dado muchos pasos y se han impulsado gran cantidad de iniciativas para fomentar una educación que incorpora el mobile-learning. Un ejemplo de ello es el apoyo de la UNESCO para implementar y garantizar que las tecnologías digitales catalicen la innovación y abran oportunidades de aprendizaje para lograr el objetivo de la Educación 2030. Uno de sus principales objetivos es asegurar que los docentes tengan las habilidades y competencias necesarias para apoyar el aprendizaje y mejorar los resultados de los estudiantes y el desarrollo de habilidades digitales.

¿Qué oportunidades genera el uso de las tecnologías digitales en el aula?

  1. Aprender a hacer un buen uso de la tecnología. Ayuda a enfatizar las competencias digitales,  establecer límites y normas de uso y trabajar temas de seguridad.
  2. Promover las competencias digitales y otras competencias clave. Gracias a los conocimientos adquiridos con este método educativo, los alumnos potencian el desarrollo de ideas innovadores aplicadas a estas tecnologías.
  3. Flexibilidad para realizar tareas conectadas que requieren de conexión a Internet. Contar con móviles en el aula evita tener que hacer uso de las aulas exclusivamente informáticas.
  4. Aprendizaje global. A través de estos dispositivos los alumnos pueden acceder al campus virtual, al temario y material de apoyo del profesor, aprender a utilizar buscadores, conocer fuentes de información fiables, diccionarios, crear contenido…
  5. Multitud de formatos. Mientras que la enseñanza se ha basado principalmente en los libros durante mucho tiempo, el mobile-learning abre un abanico de posibilidades que abarcan el texto, el audio y el vídeo. Además de ser más cercano y accesible, es un medio mucho más atractivo para los alumnos.
  6. Facilidad de uso y aprendizaje personalizado. Se puede acceder al contenido desde cualquier lugar, lo que permite la autoformación más allá del aula.
  7. Promueve la creación de comunidades con otros estudiantes y profesores. Su uso en el aula supone un estímulo que favorece la comunicación y ayuda a la creación de proyectos y tareas en grupo, además de incrementar la interacción profesor-alumno.

 

Tecnología digital para liderar la innovación

Para que este método educativo sea una realidad, se necesita formar a personas que entiendan a la perfección cómo funciona la tecnología. Para ello es imprescindible contar con profesionales con capacidad de generar soluciones que mejoren la vida de la sociedad. Es por ello que muchos programas han puesto énfasis en la formación al profesorado, para trasladar el conocimiento a los estudiantes y que éstos acaben liderando la innovación tecnológica y sean agentes activos en la creación colectiva.

Está demostrado que el mobile-learning aporta muchos beneficios a la educación en el aula, pues potencia el trabajo en equipo, el desarrollo de proyectos, personaliza en aprendizaje y es una forma de aprender creando. Sin embargo, lo más importante es que las nuevas generaciones de estudiantes saldrán preparadas y con amplias competencias para asumir los retos que genera la nueva era digital, un mundo en constante cambio al que hay que dar respuesta desde todos los ámbitos del conocimiento.

Add Comment