¿Qué es el Aprendizaje Basado en Retos?

Para definir el Aprendizaje Basado en Retos (ABR), o Challenge Based Learning (CBL), primero debemos determinar qué es un reto. En BeChallenge entendemos los retos como  una actividad, tarea o situación que implica al estudiante y produce en él un estímulo y una respuesta.

El ABR es un enfoque pedagógico reinventado en 2010 por Apple para revertir la situación que vivía el panorama educativo. En ese momento la educación estaba basada en actividades centradas en el contenido, sufría una gran desvinculación con el mundo real y una desmotivación generalizada. Apple definió el ABR como un enfoque que permite a los jóvenes utilizar la tecnología para solucionar problemas reales. Esta metodología se centra en la colaboración y la necesidad de que estudiantes y maestros trabajen con iguales y expertos. El objetivo es crear comunidades que identifican, estudian y resuelven problemas de la realidad de su comunidad para luego compartir las soluciones con otras comunidades.

Por tanto, el Aprendizaje Basado en Retos implica al alumno en una problemática real vinculada a su contexto. La investigación de esta problemática supone definir un reto concreto (estímulo) y diseñar una solución adecuada (respuesta). Además, al involucrar al estudiante durante todo el proceso de forma activa, requiere investigar tanto la temática como la solución a implementar.

En esta ilustración os ponemos un ejemplo de la adaptación que hemos hecho en BeChallenge sobre esta metodología:

¿Qué beneficios aporta el Aprendizaje Basado en Retos?

A lo largo de su trayectoria, El CBL ha demostrado que tiene notables beneficios y ventajas, entre las que destacan:

  • Aprovecha el interés de los alumnos e incrementa su motivación.
  • Involucra al alumno durante el diseño, desarrollo, implementación y evaluación del proceso.
  • Sitúa al alumno en el centro del proceso de Enseñanza-Aprendizaje (E-A).
  • Da un significado práctico al proceso de E-A del alumno.
  • Desarrolla competencias y habilidades (colaboración, comunicación, competencia TIC, pensamiento crítico, creatividad, resolución de problemas, iniciativa y emprendimiento, toma de decisiones…).
  • Comprensión más profunda de la temática y desarrollo de la capacidad de diagnosticar. Definición del problema antes de plantear una solución.

Actualmente hay muchas empresas e instituciones que utilizan el CBL además de Apple. Por ejemplo, la Singularity University utiliza tecnologías exponenciales para enfrentar los mayores desafíos del mundo, la Universidad de Mondragón vincula su formación con la realidad y los empleos derivados de ésta y el Instituto Tecnológico de Monterrey ha adoptado el aprendizaje práctico y vivencial de este enfoque. Además, ESADE también incluye aspectos metodológicos y la Full Sail University o la Ball State University han optado por utilizan métodos de enseñanza inmersivos y colaborativos.

¿En qué se basa la metodología de BeChallenge?

En BeChallenge basamos nuestra metodología en tres elementos: Design Thinking, ABRetos y Conectivismo. Nuestra plataforma plantea un aprendizaje auténtico y real, donde los alumnos protagonizan su aprendizaje y son conscientes de su impacto. Todo ello bajo el Conectivismo, considerada la teoría de aprendizaje más actual y que fue desarrollada por Siemens en 2004. Según esta empresa, el Conectivismo promueve el desarrollo de competencias y habilidades y es un aprendizaje “centrado en unir conjuntos de información especializada y las conexiones que nos permiten aprender”.

En Bechallenge somos conscientes de las habilidades y competencias que serán necesarias en el siglo XXI. Por ello tenemos en cuenta el crecimiento exponencial de la Inteligencia Artificial. Estas habilidades son conocidas como Soft Skills y, según un  estudio del Forum Económico Mundial, serán las más relevantes de nuestro tiempo. Por ello, promovemos creatividad, la colaboración, la comunicación, la resolución de problemas y el pensamiento crítico.

Bechallenge apuesta por una educación práctica y activa, enfocada a solucionar desafíos. Logramos estos objetivos a través del empoderamiento de los estudiantes e involucrándolos en el proceso Enseñanza-Aprendizaje, encaminado a producir soluciones viables a problemáticas vinculadas a una comunidad, para posteriormente compartirlo con otras.

La metodología de BeChallenge es el complemento ideal para motivar a los estudiantes o empleados. Les involucra en cualquier proceso de formación, empatiza con ellos y logra resolver problemáticas o retos vinculados a su contexto. Asimismo encuentra el “talento oculto”, mejora la comunicación y la interacción interna, potenciando las soft skills en el proceso de resolución del reto.

¿Aceptas el reto? ¡Únete a BeChallenge! Únete a la revolución del aprendizaje y la formación.

Add Comment